Los antojos siguen

Aunque el embarazo haya terminado es importante que el papá esté tan o más pendiente de ella.

Antojos en el postparto-2

El nacimiento de tu bebé marca el fin de la “dulce espera” para todos los integrantes de la familia.

La etapa del embarazo concluye y muchas cosas, lógicamente, cambian. Pero lo que sería recomendable que no cambie es tu actitud hacia la nueva mamá.

¿De qué hablamos? De un error en el que suelen caer algunos papás, aunque no todos, que es pensar que el cambio es tan abrupto como parece. Y esto no siempre es así.

La mamá tardará unas semanas en reacomodar su cuerpo y su mente al cambio que incluye la presencia del bebé en casa y la ausencia de esa pancita que la convertía en centro de conversaciones, atenciones y mimos.

El rol del papá en este caso es ayudar a que el paso de una etapa a la otra se produzca sin ningún trauma.

Es muy bueno que trates a la mamá con el mismo cuidado y delicadeza con que la tratabas cuando estaba embarazada.

Si antes le permitías algunos antojos, si era merecedora de una mirada tierna o de algún regalo sin causa aparente, esta rutina no necesariamente tiene que cambiar de un día para el otro.

En esta etapa vas a tener la oportunidad de ayudar a la mujer que acaba de darte la gran alegría de ser papá a dar los pasos necesarios para recuperar su figura, su confianza y, sobre todo, a sentirse cómoda en su nuevo rol de mamá.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×