Empezando con los sólidos

Aquí te presentamos algunas alternativas para este gran paso en la alimentación de tu bebé.

Usualmente pueden comenzar con los siguientes alimentos, en cualquier orden:

• Cereal de arroz (de cualquier marca, o preparado en casa). Puede utilizarse como una comida en sí misma, o mezclado con frutas. Con el tiempo puede convertirse en un “desayuno”. No debe convertirse en un ingrediente para mezclar con cada comida que le ofrezcan– demasiado arroz tiende a obstruir la digestión de los bebés.
• Manzanas y peras levemente cocidas.
• Paltas molidas o procesadas.
• Plátanos molidos o procesadas.
• Vegetales cocidos al vapor y procesados – prueba con papa, zanahoria y zapallo, ya que son fáciles de moler. Cuando hayas comprobado que al bebé le gusta comer verdura, puedes ir incorporando otras.
• Yogur – entero, natural.
• Ricota.
• Caldo de pollo.
• Caldo o consomé de verduras.

comentarios