Beneficios de la lactancia materna exclusiva

La leche que produce tu cuerpo es el mejor alimento que le puedes dar a tu bebé. No sólo le ofrece todos los nutrientes que necesita para su crecimiento sino que también crea un momento único entre madre e hijo. Por eso, queremos enseñarte los beneficios de la lactancia materna exclusiva.

Importancia de la leche materna para tu bebé

La lactancia materna exclusiva significa alimentar a tu bebé únicamente con leche materna, sin darle ninguna otra bebida o alimento y está recomendada para los primeros 6 meses de vida de tu hijo, según la OMS. Proporcionarle a tu bebé otro alimento puede provocarle diarrea o alguna otra enfermedad. Otro de los beneficios de la lactancia materna es que no tendrán que pensar en biberones, conservadoras ni ningún otro accesorio para preparar la leche del bebé. Este alimento natural siempre está listo para ofrecer las veces que tu niño lo requiera.

Los beneficios de la lactancia materna exclusiva

Amamantar proporciona variados beneficios para la mamá, el papá y el bebé. Algunas ventajas tienen que ver con la nutrición, protección, estimulación y conveniencia.

  • Nutrición

La leche materna contiene todos los nutrientes, proteínas, azúcar, grasas y vitaminas que el bebé necesita hasta los 6 meses para crecer y desarrollarse óptimamente. La leche, al contener este equilibrio justo de nutrientes, ayuda a tu bebé a mantener su peso adecuado. La principal importancia de la lactancia materna es que le ofreces a tu bebé una alimentación que ha sido producida por tu cuerpo pura y exclusivamente para él.

  • Protección

Uno de los mayores beneficios de la leche materna son los anticuerpos que contiene, fortaleciendo su sistema inmunológico. De esta forma se reducen las posibilidades de que tu bebé pueda contraer algún tipo de infección de oído, respiratoria, urinaria o gastrointestinal (diarrea infantil). Las posibilidades de muerte súbita también son reducidas, al igual que la probabilidad de que tu bebé desarrolle algún tipo de alergia, como el asma.

Por otra parte, la leche materna es el alimento más fácilmente asimilado por su sistema corporal inmaduro, por lo que le produce menos gases y malestares que otro alimento.

  • Estimulación

Un importante beneficio de la lactancia materna son los ácidos grasos que contiene, ya que ayudan al desarrollo del cerebro de tu bebé. Además la composición de la leche materna se va adaptando a las necesidades de tu bebé, por lo que siempre le va a brindar lo que él necesita.

Por ejemplo, durante los primeros días luego del parto, la leche es amarilla, espesa y se le llama calostro. Tiene una gran cantidad de proteínas y sustancias del sistema inmune, que es lo más importante para tu bebé en sus primeros días de vida. Del mismo modo, la leche producida por una mamá de un bebé prematuro es diferente a la de un bebé nacido en término.

  • Contención

Otro de los beneficios de la lactancia materna exclusiva es que con ella, no sólo favoreces la alimentación de tu bebé, también lo ayudas a relajarse en momentos que le pueden producir ansiedad como los cambios en su rutina, por ejemplo, un viaje largo.

Al amamantar, debido al contacto físico, y la atención que le brindas a tu bebé, se crea un vínculo muy especial entre tú y él que dura para toda la vida. ¿Será por eso que las mamás saben qué les pasa a sus hijos con sólo mirarlos?

  • Conveniencia

La leche materna siempre va a estar allí para el bebé cada vez que tenga hambre, sin importar el lugar o la hora. Siempre va a tener la temperatura ideal y sin posibilidad de haber estado en contacto con bacterias del exterior.

¿Hasta cuándo haces uso de la lactancia materna exclusiva?

Por todas estas razones, la Organización Mundial de la Salud recomienda la alimentación del bebé exclusivamente con leche materna hasta los seis meses de vida y complementaria hasta los 2 años.

Por supuesto, la duración de la lactancia dependerá de la situación de cada mamá y cada bebé y seguramente con tu pediatra irán viendo cuál es la extensión que beneficiará más a ambos.

Alimentación en la lactancia

Durante la lactancia no hace falta, ni es recomendable, que hagas ningún tipo de dieta, ya que el peso que hayas ganado en el embarazo lo necesitarás para la producción de leche.

Es mejor que te guíes por tu apetito y que te alimentes de la forma más variada posible. La abrupta reducción de peso puede afectar la cantidad de leche que tu cuerpo produce, por lo que es conveniente un poco de paciencia. De todas maneras, el amamantamiento hará que vayas adelgazando naturalmente.

Si te estás preguntando cómo  producir más leche materna, deberás incorporar más vegetales, frutas frescas, granos, proteínas, como huevos, carne de res o lentejas y debe evitar el consumo de comidas ricas en grasa.

Si tu niño es menor de seis meses y recibe lactancia exclusiva, es bueno saber que la leche materna está compuesta en un 80% de agua y un 20% de grasa. Por este motivo, no es necesario darle más agua a un bebé que ya satisface todas sus necesidades a través del pecho de su mamá, lo que si es necesario es que la mamá ingiera aún más líquido del recomendado, porque también hay que reponer lo que consume el bebé.

¿Cómo extraer la leche materna?

Si la mamá decidió extraerse la leche, tienes dos métodos a disposición:

1. La extracción manual

2. La extracción mediante un extractor o succionador materno

La higiene es muy importante en la extracción de leche materna, por eso recuerda siempre lavar tus manos antes de empezar. También es necesario lavar y esterilizar el extractor, así como los recipientes que uses para almacenarla.

  • Extracción manual

A muchas mujeres les resulta fácil extraerse leche manualmente. Ya sea para sacarse un exceso de leche cuando los senos están muy congestionados o para realizar una extracción ocasional, este método puede ser el más conveniente.

Es recomendable comenzar el proceso bien relajada, luego de un baño o unos paños tibios que contribuyen a ablandar tus mamas. Con las manos muy limpias comienza a masajear el pecho hacia la areola. Luego, sostén el pecho con una mano y utiliza los dedos índice y pulgar de la otra apretando hacia la areola. Almacena la leche en un envase esterilizado de boca ancha.

  • Extracción con succionador

Cuando se planifica una extracción frecuente, por ejemplo para un bebé prematuro o al terminar la licencia, es usual que las mamás recurran a un extractor. Existen en versión mecánica o eléctrica.

Independientemente del método que elijas, tienes que practicar con anterioridad, tanto cómo sacarte leche, como acostumbrar a tu bebé a tomarla en biberón.

Esperamos haber solucionado tus dudas acerca de los beneficios de la lactancia materna exclusiva y en general sobre el mágico acto de amamantar. Si tienes alguna duda no dudes en consultar con nuestros expertos.

 

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×