La aventura fascinante de la crianza múltiple

La crianza de bebés múltiples tiene algunas características particulares que la convierten en una aventura fascinante. Una dosis extra de paciencia, organización y mucho cariño es la mezcla perfecta.

211_f2

Un aspecto clave y específico de las crianzas múltiples es el rol fundamental del padre en cuestiones concretas y prácticas del cuidado de los bebés. Tu experiencia junto a tu pareja en la crianza de varios bebés puede ser muy diferente a la de una mamá de un solo bebé.

Del mismo modo, no menos importante, es también el acompañamiento del resto de la familia en la crianza de los bebés. Tus padres, hermanos y amigos, pueden colaborar en la paciente tarea de brindar los cuidados y el cariño que tus bebés merecen.

Es recomendable que tú y tu pareja definan con anterioridad al nacimiento las tareas que serán responsabilidad de cada uno, de modo de estar organizados desde el comienzo. ¡Hay quienes dicen que la alimentación y atención de dos bebés requiere 30 horas diarias! No hay modo de que lo hagas sola, y el intercambio y la presencia constante del papá es muy valiosa para tus bebés. Y puede hacerte sentir muy orgullosa de tu pareja.

Para algunos padres que pasaron por la experiencia de crianza múltiple, la pregunta clave es cuán juntos deben crecer y desarrollarse sus hijos. Recuerda que en el pasado los mellizos y trillizos eran vestidos igual, hacían las mismas actividades y compartían cada aspecto, espacio y momento de su vida de niños. Luego las teorías se inclinaron por separarlos en la escuela y estimular la diferenciación. En la actualidad, los especialistas son partidarios de analizar cada caso particular, sin definir reglas generales. Lo único que puede generalizarse es la importancia de crear una atmósfera de cooperación y no de competencia, de modo que cada uno pueda crecer libre y expresar sus necesidades e inquietudes personales.

comentarios