La pareja después del parto

La sexualidad es una de esas facetas que, en estos meses, se reacomodará, con un poco de comprensión y dedicación.

213_f2

Ser un flamante papá significa conciliar la experiencia de formar una familia con la vida de pareja. Ambas situaciones confluyen en un aprendizaje mutuo

De entrada tienes que asumir –si todavía no lo hiciste- que los primeros tiempos tras la llegada de tu hijo la sexualidad no volverá a ser, de inmediato, una experiencia idéntica a como era antes. Sin embargo, sí es posible ir recuperándola paulatinamente, y disfrutar de ese redescubrimiento en el camino.

El romanticismo

Es fundamental empezar por despertar nuevamente el romanticismo entre tu mujer y tú, en especial teniendo en cuenta que las transformaciones en la vida cotidiana afectan la vida afectiva y sexual. Con nuevas responsabilidades y experiencias, tanto tú como tu mujer estarán más cansados al final del día, pero en el caso de ella debes tener en cuenta un factor extra: los cambios hormonales tienen una influencia importante en su deseo y su ánimo. Por eso mismo es posible que sientas ganas de recuperar su intimidad de pareja antes que ella, pero sin embargo, esto no implica que no puedas ayudarla a reconciliarse con su deseo. Algunos consejos son:

• En primer lugar, sé dulce y sensible: La rutina amorosa que conocieron antes del bebé no es algo que podrán retomar así nomás.
• Trátala con ternura y paciencia: la recuperación de la intimidad es un proceso que se construye de a dos. Debes saber que una actitud brusca podría provocar en ella un rechazo que no podría controlar.

Los inicios de la maternidad implican muchas exigencias para una mujer, y eso puede hacerle perder de vista su propia autoestima: demuéstrale que sigue resultándote tanto o más atractiva que antes, así le resultará más sencillo dejar de lado las inhibiciones que pueda generarle el cambio de su cuerpo tras la experiencia del parto.

Recuperando el cuerpo

• Ten en cuenta que más allá de los deseos que ambos puedan sentir, en el período de post parto también existen detalles a tener en cuenta (con la recuperación del tejido tras una episiotomía) y que requieren del visto bueno profesional. Aunque generalmente no existen mayores problemas porque es la misma mujer quien reconoce cuando su cuerpo se ha acomodado, sería conveniente que consultara a un ginecólogo en caso de dudas. Con esa seguridad, muy probablemente la vuelta a su normalidad resulte menos difícil y más entretenida para la pareja. En caso de que, aun cuando físicamente todo se encuentre en orden, a tu mujer le cueste retomar su vida sexual, conversen y no duden en buscar ayuda terapéutica de ser necesario.
• Avancen paso a paso. Cuando finalmente llegue el gran momento, haz todo lo posible para que sea inolvidable. Genera un ambiente especial, recurrí a velas, iluminación tenue, un regalo, comparte con ella la alegría que sientes por reencontrarse de esta manera. Eso sí, también es aconsejable que estés preparado para imprevistos: si tu bebé se larga a llorar repentinamente, es lógico que ella quiera salir corriendo a verlo, tanto como tú. Son momentos naturales y esperables, que luego recordarán con una sonrisa.
• Finalmente algo importante a tener en cuenta: el cuidado anticonceptivo. A menos que quieran repetir la experiencia de un bebé enseguida, es recomendable tomar precauciones. Es cierto que son poco usuales los embarazos en los primeros tres meses luego del parto, pero también lo es que existen casos de embarazos inesperados en esas condiciones, aun cuando la mujer esté amamantando.

comentarios