Los colores en la habitación del bebé

Aunque la visión del bebé se va desarrollando gradualmente, los colores que ambienten su dormitorio serán claves a la hora de relajarse y descansar

Según el Feng Shui, el color es una de las formas más sencillas para introducir energía en los ambientes. En consecuencia, nos afecta de acuerdo al modo cómo los usemos y combinemos. Cada color representa uno de los 5 elementos del Feng Shui:

• Fuego: rojo, naranja y rosa
• Tierra: marrón, beige y amarillo
• Metal: blanco, dorado y plateado
• Agua: azul y negro
• Madera: verde

Para la habitación de bebés se recomiendan tonos armoniosos en las paredes, cortinas y ropa de cama. Los colores fuertes, en cambio, pueden incomodar la rutina de los más pequeños.

Abanico de colores

Para los niños se recomienda utilizar tonalidades cálidas como el celeste y el verde pastel. Para las niñas, lo ideal es usar el tradicional rosa o lavanda claro. Estos colores generan armonía y vuelven el ambiente más confortable. También son ideales los colores naturales como el beige y el crudo, ya que transmiten tranquilidad.

Por el contrario, los colores que deben evitarse son los amarillos, los rojos (considerados muy yang) y los negros y azules (considerados muy yin). Estas tonalidades pueden generar algún tipo de desorden en el dormir y en el humor del niño durante el día.

Sabiduría china

Otros principios del Feng Shui para estimular y brindar seguridad en el espacio de nuestro bebé son los siguientes:

• Usar materiales naturales
• Mantener ordenado el clóset
• Limitar los aparatos eléctricos
• Evitar los espejos

comentarios