Los requerimientos nutricionales del bebé

Existen cinco tipos de nutrientes esenciales que el bebé necesita para crecer y mantenerse saludable cuando la leche materna ya no alcanza a cubrir sus requerimientos nutricionales.

Estos nutrientes son los siguientes:

1. Hidratos de carbono (hidratos de carbono complejos, azúcares, y fibras)

• Los hidratos de carbono proveen al organismo de combustible, energía y fibra. Pueden encontrar hidratos de carbono complejos en: bananas, espinacas, harina (blanca e integral), avena arrollada, papas, pan (blanco e integral), paltas, zanahorias, fideos y pastas, y porotos cocidos.
• Con respecto a los azúcares, se hallan en: pasas de uva, dátiles, damascos secos u orejones, bananas, uvas blancas, manzanas, naranjas, azúcar refinado, miel, almíbar, mermeladas y galletitas dulces.
• Y los siguientes alimentos son ricos en fibra: los vegetales en general, las frutas, los cereales y los jugos de fruta.

2. Proteínas

• Las proteínas se necesitan para el crecimiento y la reparación de las células del cuerpo. En proporción, los niños necesitan incorporar muchas más proteínas que un adulto.
• Los siguientes alimentos contienen proteínas de origen animal: leche, quesos, huevos, pescado, pollo, carne, yogures, hígado, sesos o riñones.
• Para obtener proteínas de origen vegetal apelen a: cereales para el desayuno, arroz integral, pasta cocida, lentejas, pan, harinas, germen de trigo, porotos alubia cocidos y dátiles.

3. Vitaminas

Nuestro organismo necesita de muy pequeñas cantidades de vitaminas para poder absorber otros nutrientes o para acelerar ciertas reacciones químicas. El cuerpo no puede producirlas, por lo tanto, deben ser incorporadas con los alimentos.

Las principales vitaminas son:

• Vitamina A: interviene en el crecimiento, hidratación de piel, crecimiento de uñas, dientes y huesos. Contribuye a una buena visión. Es un antioxidante natural. Se encuentra en: yema de huevo, hígado, lácteos, damasco, durazno, melones, mamón, zanahorias, espinacas, lechuga, radicheta, brócoli.
• Vitamina D: regula el metabolismo del calcio y también interviene en el metabolismo del fósforo. Se encuentra en: lácteos, hígado, yema de huevo, germen de trigo, luz solar
• Vitamina E: es un antioxidante natural. Interviene en la estabilización de las membranas celulares. Protege los ácidos grasos. Se encuentra en: hígado, yema de huevo, legumbres verdes, maní, aceites vegetales, panes integrales, coco, vegetales de hojas verdes.
• Vitamina K: interviene en la coagulación sanguínea. Se encuentra en: harinas de pescado, hígado de cerdo, coles, espinacas
• Vitamina B1: participa en el funcionamiento del sistema nervioso. Interviene en el metabolismo de glúcidos y el crecimiento y mantenimiento de la piel. Se encuentra en: carnes, yema de huevo, levaduras, legumbres secas, cereales integrales, frutas secas.
• Vitamina B2: interviene en el metabolismo de prótidos y glúcidos. Efectúa una actividad oxigenadora y por ello interviene en la respiración celular, la integridad de la piel, mucosas y el sistema ocular por tanto la vista. Se encuentra en: carnes y lácteos, cereales, levaduras y vegetales verdes.
• Vitamina B3: interviene en el metabolismo de prótidos, glúcidos y lípidos. También en la circulación sanguínea, el crecimiento, la cadena respiratoria y el sistema nervioso. Se encuentra en: carnes y lácteos, hígado, riñón, huevos, levadura, cereales integrales, legumbres.
• Vitamina B6: interviene en el metabolismo de proteínas y aminoácidos, así como en la formación de glóbulos rojos, hormonas y células. También contribuye al equilibrio del sodio y del potasio. Se encuentra en: carnes y lácteos, hígado, riñón, yema de huevos, pescados, granos integrales, frutas secas, levaduras.
• Ácido fólico: interviene en el crecimiento y división celular. También contribuye a la formación de glóbulos rojos. Se encuentra en: cereales integrales, carnes, verduras verdes oscuras, hígado.
• Vitamina B12: intervienen en la elaboración de células. También participa en la síntesis de la hemoglobina, y el funcionamiento del sistema nervioso. Se encuentra en: carnes y lácteos. Es sintetizada por el organismo. No está presente en vegetales.
• Vitamina C: interviene en la formación y mantenimiento del colágeno. Es antioxidante y contribuye a la absorción del hierro no-hémico. Se encuentra en: frutas cítricas, papas, vegetales verdes.

4. Minerales

• Los minerales son importantes para la salud de la sangre, para asegurar un desarrollo y un crecimiento adecuados y para fortalecer los huesos. Al igual que las vitaminas, deben ser incorporados a través de la alimentación. Los más importantes para los bebés y los niños pequeños son el hierro y el calcio.
• Alimentos ricos en hierro: la leche materna , las leches maternizadas (fórmulas para bebés), la leche descremada, el hígado, los riñones, los frijoles, las arvejas y lentejas, las verduras de hoja como la espinaca y la acelga, los cereales fortificados con hierro, los damascos secos, los dátiles, los cereales integrales y las pastas.
• Para calcio ofrézcanle a su bebé la leche y los productos lácteos como el queso y el yogur, que son sin duda la mejor fuente de calcio. La leche de soya fortificada también es buena.

5. Agua

• El agua constituye un nutriente esencial. La leche materna o las leches maternizadas reconstituidas contienen un alto porcentaje de agua. Cuando los bebés comienzan a incorporar alimentos sólidos, y a tener una dieta variada, conviene ofrecerles agua varias veces al día.
• Es importante que los bebés menores de 1 año consuman sobre todo agua pura: las bebidas industriales no contienen nutrientes esenciales.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×