Parto en casa: Darse un baño

La posibilidad de darse un baño en cualquier instancia del trabajo de parto es una de las grandes ventajas del parto en casa. El contacto con el agua resulta relajante para muchas mujeres.

baños antes del parto-2

¿Cuáles son los beneficios de hacer parte del trabajo de parto inmersa en agua tibia? Según sus defensores, basta con escuchar el ruido del agua y que la mujer esté sumergida para que el ambiente se transforme y fluya la tranquilidad. El ruido del agua contribuye a calmar el stress de quienes están cerca de la mamá.

Muchos especialistas señalan que el agua no sólo relaja los músculos sino que favorece la dilatación. La mujer se sumerge dentro del agua y el ritmo y la intensidad de las contracciones disminuyen paulatinamente. A su vez, dilata más rápido, con mayor facilidad. El agua funciona como un analgésico.

Por otra parte, poder darse una ducha cuando aparece la necesidad o un baño de inmersión en agua tibia es parte de la sensación de estar al mando de la situación. El cuerpo pide y la mujer va tratando de satisfacerlo

Sumergirse en una tina para aliviar los dolores de parto resulta atractivo para las futuras mamás por la relajación que se logra en el agua. Pero lo más importante de todo esto es que una vez que se favorece la relajación física se produce una relajación mental que trae aparejado efectos analgésicos sobre el cuerpo, una capacidad mayor para estar atenta al ritmo que el parto va imponiendo y una mayor tranquilidad para encarar las molestias.

comentarios